Tzipori (Sepphoris en griego)


Según el Talmud Babilónico (Megilá 6), Tzipori obtuvo este nombre porque está posada sobre la cima de una montaña como un pájaro (en hebreo: “tzipor”). Situada solamente a 115 metros sobre el fértil Valle de Bet Netofa en el norte, los numerosos manantiales naturales de esta zona y su estratégica ubicación central la hacen un punto ideal para obtener una vista de pájaro sobre los campos de alrededor.

La antigua Tzipori se menciona por primera vez en la descripción de Flavio Josefo del gobierno del rey hasmoneo Alexander Yanai. Unas décadas más tarde, Tzipori se había convertido en la ciudad más importante de la Galilea. En el 38 A.C., Herodes tomó Tzipori sin resistencia durante una inusual tormenta de nieve y almacenó armas allí. Después de la muerte de Herodes en el año 4 D.C., los ciudadanos comenzaron a amotinarse (rebelión conocida como la Guerra de Varus). Eventualmente, los soldados bajo el gobernador romano Varus capturaron Tzipori. “Tomó la ciudad de Sepphoris y la quemó e hizo de sus habitantes esclavos” (Guerra 2:68). Algunos historiadores sostienen que los residentes de Tzipori aprendieron la lección a raíz de esta experiencia, por lo cual más tarde se mantuvieron neutrales en la Guerra Judía contra los romanos.

Herodes Antipas, quien heredó la Galilea de su padre, encontró a esta capital desierta y en ruinas. Realizó un trabajo de restauración y embellecimiento de la ciudad tan bueno que Josefo la llamó la “gloria de toda la Galilea”. El proyecto probablemente atrajo al artesano José y su familia a establecerse allí cerca en Nazaret (Mateo.2:21-3), pues representaba una fuente de trabajo para varios años. Cuando el renombrado Rabino Yehuda Hanasí se mudó a Tzipori desde Beit Sheán, trajo consigo el Sanedrín (asamblea de 71 eruditos ordenados que tenían funciones tanto legislativas como de Suprema Corte). El Rabino Yehuda Hanasí dio el toque final a la Mishná en Tzipori (220 D.C.). Los eruditos que vivían en Tzipori también participaron en la escritura del Talmud de Jerusalén, completado en el siglo IV).

No hay indicios de presencia cristiana en Tzipori hasta comienzos del siglo IV, cuando un cierto José de Tiberíades, un converso del judaísmo, recibió autorización del emperador Constantino (306-337) para construir una iglesia. Como todos los residentes de la Galilea, durante el siglo IV, los habitantes de Tzipóri sufrieron extremadamente bajo el régimen romano. En el año 351, los judíos se rebelaron contra Galo César. Atacaron la guarnición, mataron a los soldados y tomaron sus armas. Esta rebelión fue firmemente aplastada. Las fuentes cristianas relatan que Tzipóri fue arrasada en la revuelta, pero no hay evidencia arqueológica que pruebe esto. Los arqueólogos encontraron, en cambio, que la ciudad fue destruída por un terremoto en el 363.

A partir del siglo V, Tzipóri estaba habitada tanto por cristianos como judíos. Durante la Edad Media, Tzipóri aún tenía una pequeña comunidad judía, según se hace evidente en una carta escrita en el siglo X y descubierta en la Guenizá de El Cairo (archivo judío). Su ubicación en un cruce importante de la ruta de peregrinación desde Acre (Akko) a Nazaret llevó a la construcción de un fuerte cruzado, pero el pueblo parece que no hubiera sido importante. Los cruzados construyeron una iglesia en memoria de Santa Ana de Tzipóri. Creían que los padres de María, Santa Ana y San Joaquín, habían vivido en Tzipóri.

Fue del manantial al sur de Séforis que el ejército cruzado salió el 3 de julio de 1187 a asistir en el sitio de Tiberíades, y fue derrotado al día siguiente en los Cuernos de Hattín. El fuerte, tomado por Saladino ese verano, fue devuelto a los cruzados por tratado en 1240 y retenido por los templares hasta su captura por el sultán mameluco Baibars en 1263.

Algunas partes de la iglesia cruzada aún siguen en pie. Ahora hay una fortaleza cruzada sobre la cima de la colina, reconstruída en el siglo XVIII por Zahir al-Amr, el gobernante beduino de la Galilea. La aldea árabe de Saffurié, un nombre que nace del griego Sepphoris, se encuentra allí cerca.

Los puntos de interés en el Parque Nacional Tzipóri incluyen el teatro romano de 4,500 asientos construído sobre la falda de la colina que da al valle Beit Netofa y las montañas de la Alta Galilea (algunos de los asientos han sido reconstruídos); el sector de viviendas de los períodos mishnaico y talmúdico; la fortaleza cruzada en la cima de la colina, visible a gran distancia; la villa construída a principios del siglo III, con ilustraciones sobre la vida de Dionisio, el dios griego del vino (el bellísimo mosaico en este edificio se conoce como la Mona Lisa de la Galilea); la ciudad baja del período romano con su serie de calles paralelas y perpendiculares cuidadosamente planificadas; el edificio del mosaico del Nilo, una gran estructura del siglo V con un piso de mosaico ornamental que representa el festival que tuvo lugar cuando el nivel del río Nilo llegó a su punto máximo; los gigantescos sistemas subterráneos de depuración de agua construídos en el siglo I y en funcionamiento hasta el siglo VII. El depósito de 250 metros de largo, que tenía una capacidad de 5,000 metros cúbicos de agua, está a alrededor de un kilómetro y medio de distancia de allí.